Ley de etiquetado de alimentos: un avance hacia el consumo responsable, que ahora espera su reglamentación

Con amplio apoyo y consenso social se aprobó este martes por la madrugada la ley de promoción de la alimentación saludable, más conocida como de “etiquetado frontal” en la Cámara de Diputados de la Nación. Fueron 200 los diputados que emitieron su voto afirmativo, 22 los rechazos y 16 las abstenciones.

A través de esta norma, que ya contaba con media sanción del Senado, se busca garantizar información clara al consumidor de productos procesados a través de etiquetados en los envases de los productos que contengan exceso de azúcares, de sodio, grasas y de calorías u otros nutrientes críticos.

Ahora resta definir la autoridad de aplicación y los detalles de la aplicación de la ley a través de su reglamentación en un lapso de 90 días.

La autoridad de aplicación tiene en vilo a quienes han impulsado y seguido de cerca la ley, pues no será lo mismo que lo haga el Ministerio de Salud, que, por ejemplo, el Ministerio de Producción.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti celebró la nueva ley y aseguró que es “una herramienta vital para tomar decisiones informadas, prevenir enfermedades crónicas y mejorar la alimentación”.

Las implicancias

La regulación del etiquetado a través de octógonos negros que marcarán si un producto tiene exceso de azúcares, de sodio u otros nutrientes críticos, tiene como objetivo garantizar que el consumidor de un producto tenga información clara y que pueda entenderla y a través de ello mejorar los patrones de consumo alimentario y reducir la exposición de nutrientes críticos.

Así lo explica Rosana Forcato, secretaria del Consejo Directivo del Colegio de Nutricionistas de la provincia de Córdoba: “El consumo hasta ahora no estaba regulado por la información que maneja el consumidor sino supeditado a quién hace más publicidad, a la marca, la llegada del producto y las imágenes que use en su paquete. Sabemos por estudios que la elección de alimentos se hace por impulso. Las marcas tienen ocho segundos para captar su atención”, explicó Forcato.

La especialista indicó que uno de los puntos principales de la discusión era sobre el modelo de perfil de nutrientes se iba a utilizar pues el que está hoy, del Código Alimentario Argentino “no es comprensible para el consumidor, no sabe si esa porción de grasa o sodio excede o no en su dieta”.

El perfil que indica la nueva norma es el sugeridos por la Organización Panamericana de la Salud.

Cifras que alarman

A lo largo del debate se recordaron cifras y estadísticas que dan cuenta de la magnitud del contexto en el que se inserta la ley. “El 73% de las muertes en Argentina se deben a enfermedades crónicas no transmisibles (enfermedades como diabetes tipo 2, afecciones renales, etcétera). Y muchas de esas enfermedades aparecen en personas con sobrepeso. En nuestro país, 4 de cada 10 niños tiene sobrepeso y 6 de cada 10 adultos”, recordó Maga Merlo Vijarra, abogada y co-coordinadora del área de salud de la Fundación para el Desarrollo de Políticas Sustentables (Fundeps), organización que viene trabajando en la temática desde 2016.

“Hasta ayer los argentinos y argentinas no sabíamos si lo que comíamos escondía algún riesgo para nuestra salud. Esta normativa tiene un carácter integral: además del etiquetado frontal regula otras cuestiones importantes como los entornos escolares, las acciones de publicidad, promoción y patrocinio de la industria alimentaria y las compras públicas por parte del Estado”, explicó la abogada.

Con esto Merlo Vijarra se refiere a que la norma establece que los productos que tengan un octógono no podrán venderse en cantinas escolares. Tampoco se podrán utilizar figuras infantiles o personalidades destacadas en las etiquetas.

“El próximo desafío es la reglamentación que se debe dar en 90 días y luego los plazos de adecuación que van de 180 días para las industrias con posibilidad de extensión para las pymes y sectores de agricultura familiar y cooperativas”, añadió Merlo VIjarra.

Ambas especialistas aclararon que la ley no va a solucionar el problema del sobrepeso en la población pero sí serviría para cambiar algunos hábitos de consumo como ha sucedido en otros países que ya cuentan con esta normativa como Chile, Uruguay, Colombia, México, Perú, entre otros.

La experiencia de otros países

En Perú el 37 por ciento de la población dejó de comprar casi todos los productos con los octógonos negros en el frente y en Uruguay, el 58 por ciento de la población cambió la decisión de compra debido a la presencia de los rótulos, según una encuesta de Unicef. .

Por su parte, en Chile se redujo el consumo de azúcar entre siete y nueve por ciento durante el desayuno y la industria alimentaria de este país reformuló en un 17% los productos para poder sacar los octógonos de sus envases, y así mejoraron la calidad de los productos.

Otro estudio indica que desde la aplicación de la ley en Chile, 2016, los consumidores entendieron en un 92% lo que estaban consumiendo.

“Es importante aclarar que con esta ley no estamos enfrentando a la industria, porque algunos decían que podían disminuir las exportaciones. En Chile hay evidencia de que no se han perdido ventas ni puestos de trabajo por el etiquetado”, explicó Forcato.

Y luego añadió: “A largo plazo se busca sobre todo las infancias que tienen índices altos de exceso de pesos están menos expuestos a nutrientes críticos y productos ultra procesados, sobre todo si consideramos que el sobrepeso es la puerta de entrada a las enfermedades crónicas no transmisibles”.

Cómo votaron los diputados cordobeses

De los 18 diputados y diputadas cordobeses, 14 apoyaron la medida.

Del bloque UCR-PRO, Brenda Austin, Soledad Carrizo, Gabriel Frizza, Diego Mestre; Mario Negri y Víctor Hugo Romero acompañaron el proyecto. Leonor Martínez Villada (Coalición Cívica) también votó a favor.

Por su parte, Soher El Sukaría y Adriana Ruarte fueron los dos votos negativos y Héctor Baldassi se abstuvo. Luis Juez estuvo ausente.

Del bloque del Frente de Todos los tres diputados cordobeses votaron a favor: Gabriela Estévez, Pablo Carro y Eduardo Fernández.

Los cuatro representantes de Córdoba Federal también avalaron la ley: Alejandra Vigo, Carlos Gutiérrez, Claudia Márquez y Paulo Cassinerio.



Fuente: https://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/ley-de-etiquetado-de-alimentos-un-avance-hacia-el-consumo-responsable-que-ahora-espera-su-reglamentacion/

Comentarios

Comentar artículo